NUESTRO TEMPLO

SAN NICOLÁS DE BARI

La Cofradía de Jesús Resucitado y Nuestra Señora de la Paz ha tenido siempre como templo de referencia el de San Nicolás de Bari. Posiblemente está situado sobre lo que fue una mezquita, aunque de ello no hay certeza. Lo que sí es verificable que en el año 1.234, tras conquistar la ciudad a los musulmanes el rey, más tarde proclamado santo de la Iglesia, Fernando III la consagró al culto católico .Es uno de los mejores ejemplos del gótico en Andalucía, construido según el modelo difundido desde Córdoba en el siglo XIII, cuyo precedente esté en el gótico burgalés del foco de Burgo de Osma. Un siglo después sin estar terminadas sus puertas fue arrasada por Pero Gil, uno de los doce caballeros ubetenses que según cuenta la leyenda se batieron contra los musulmanes en el sitio de Algeciras. En años posteriores se fue enriqueciendo y perfeccionado. Se cuenta que su torre fue la más alta de las existente en Úbeda, pero ante la amenaza de ruina tuvo que ser acortada tal y como la vemos hoy. Primitivamente estaba su tejado cubierto de azulejos que una vez observado su deterioro, en el siglo XIX, se sustituyeron por planchas de plomo aprovechando la mencionada remodelación.


EXTERIOR:Su fachada tiene unas magníficas puertas. La puerta principal, por donde salen nuestros Titulares, está orientada al sur y data del año 1.509, fue mandada construir por el obispo D. Alonso Suárez y es muy parecida a la erigida por mandato del mismo obispo en la iglesia de S. Isidoro. Pertenece al gótico flamígero, con arcos ojivales concéntricos. Está adornada con cardinas, a los lados el escudo del mencionado obispo y coronándola crestería y la imagen de San Nicolás La segunda puerta está orientada a Poniente y fue construida por el maestro cantero de la localidad Pedro de Gorostiaga en 1.564 siguiendo trazas y condiciones de Andrés de Vandelvira. Es una composición de arco de medio punto entre columnas, con hornacinas laterales donde se situaban esculturas de Lorenzo Brogio que posteriormente han sido mutiladas y retiradas. Encima y en un arco San Nicolás en alto relieve y tenantes recostados para rematarse la portada con un frontón con el alto relieve del Padre eterno. (Según parece es la única que se dedica a este santo en Jaén y se cuenta que fue por la devoción del obispo al santo por un milagro que hizo a un pariente o a un sirviente que dio con sus huesos en el interior de un pozo y que no llegó a perecer).
En la última restauración, afrontada por la Junta de Andalucía, se ha incidido en la torre, así como en la limpieza de la fachada y acondicionamiento del perímetro para intentar drenar las humedades.




INTERIOR:En su interior nos encontramos con un templo cuya fábrica es de tres naves y cabecera poligonal. Data de mediados del siglo XIV. El recinto impresiona por su severidad, su estructura casi de salón cubierta por bóvedas de crucería sencillas y apoyadas sobre recios pilares.
En el siglo XVI se va añadiendo por diversas devociones y encargos las capillas del Deán y la Purísima, la actual Sacristía, cubierta por bóveda de cañón rebajada con decoración de casetones.
La Capilla más interesante, es la llamada del Deán, ya que fue mandada construir por Don Fernando Ortega y Salido, Deán de Málaga, Chante de la Colegial y Capellán Mayor de la Sacra Capilla del Salvador. Parece ser que fue dedicada a enterramiento de sus padres. La reja de doble haz presenta en su segundo cuerpo, las armas de su fundador enmarcadas por tenantes y glifos. En el cuerpo superior la Virgen es coronada por el Padre Eterno entre ángeles y serafines. Constituye pues un bello modelo de exaltación mariana y todo se debe a la maestría del rejero ubetense Álvarez de Molina, siendo pintada y dorada por Antonio Aquilis. Costó 433.104 maravedíes.
En su interior cubierto por crucería se conservan restos del retablo plateresco debido a Brogio. La portada responde a un modelo de plateresco toledano y parece ser debida a Andrés de Vandelvira. Tiene una decoración lógicamente funeraria. Hay calaveras, están representados los padres del fundador y en una de sus cartelas pone la fecha de su terminación 1.537. Es muy de resaltar la armonía conseguida entre portada y reja.
En la segunda mitad del siglo XVI son realizadas la portada de subida al coro, que más tarde, en 1.629, se trasladó a su actual emplazamiento y también la capilla del Baptisterio.
En su altar mayor aún podemos encontrar restos de la sillería del antiguo coro realizado en 1.750. El retablo primitivo, muy bello, duró hasta 1.840. Fue sustituido por uno muy inferior que no gustó, este se quitó poniéndose en una de las naves y en él fue colocada la imagen de Jesús Resucitado (Este altar fue vendido por el párroco D. Francisco Anguita Gámez y está en Guarromán durante la restauración de la iglesia efectuada en los años 1.998-1.999). En el altar mayor el artista malagueño, Francisco Palma Burgos realizó el actual.
El púlpito está forjado en hierro con las armas de Molina y Cobos y fue costeado gracias a las multas impuesta a capellanes y clérigos. En la Iglesia de San Nicolás de Bari eran antiguamente muy venerados un cuadro del Santísimo Cristo de Burgos y la imagen del Cristo de la Veracruz. Últimamente se ha conseguido un relicario para conservar los que se veneran como restos del titular, así como un hermoso sagrario.
Su esplendor ha decaído, la Capilla del Deán, antiguamente tuvo sus capellanes y culto propio con rentas, ornamentos y alhajas, gozando de especiales privilegios otorgados por el Papa Paulo III.
En la remodelación mencionada anteriormente se han puesto dos altares donde estaba el retablo de Cristo Resucitado, siguiendo las indicaciones del prestigioso catedrático D. Joaquín Montes Bardo y la aprobación de Bellas Artes. En ellos se colocan las imágenes de Cristo Resucitado y Nuestra Señora de la Paz, respectivamente. Enfrente se ha realizado un tercer altar de las mismas características en el que se coloca una imagen de Cristo caído. Todos han sido financiados por nuestra Cofradía. También en el templo se aloja la Cofradía Eucarística de la Santa Cena, cuyas imágenes son obra de Amadeo Ruiz Olmos y que están expuestas en una capilla lateral a modo de cenáculo.
Datos extraidos de la Web del Resucitado.